Autoridades del ejido Las Palmas, descubren que TEG-TEP no tienen permisos ambientales

 

Tamuín.- A 19 años de estar operando en este municipio generando electricidad y presuntamente contaminación, autoridades ejidales mediante un juicio que ventilan en el Tribunal Unitario Agrario de Tampico, descubren que las plantas Termoeléctricas del Golfo y Peñoles funcionan sin “permisos ambientales”.

En entrevista con Amanecer Huasteco, Ernesto Márquez Torres, apoderado legal del ejido, dijo que conforme se aportan pruebas en un Juicio que se lleva a cabo en el TUA de Tampico, ha surgido información de gran trascendencia y evidencia la corrupción con que se han desempeñado las autoridades municipales de Tamuín, ya que han permitido el funcionamiento de las plantas termoeléctricas del Golfo y Peñoles a pesar de no contar con los permisos ambientales para proteger a la población.

Como se sabe las plantas TEG.TEP comenzaron operaciones el 31 de mayo del 2000, cuentan con 138 hectáreas para Termoeléctrica del Golfo  y  Termoeléctrica Peñoles, teniendo una capacidad bruta total de 560MW y una capacidad neta total de 490MW, que proveen energía a los grupos industriales Cementos Mexicanos (Cemex) y Peñoles.

Mediante un oficio en el TUA, se solicitó por parte de las autoridades ejidales el cierre de las plantas termoeléctricas, ya que al no contar con permisos ambientales y operar estos años ilegalmente pudieran ser las causantes del incremento de muertes en comunidades aledañas victimas de cáncer y otras enfermedades por respirar aire contaminado de materiales pesados.

Fue la Secretaria de la Función Pública, donde descubrieron que las Termoeléctricas no cuentan con los permisos ambientales con lo que infringen la ley, motivo por el cual se solicito a las autoridades correspondientes actúen en prevención de enfermedades mortales que generan al operar sin normas sanitarias que los obliguen a anteponer la salud de las personas.

Márquez Torres, dijo que se informó de todo al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador así como al titular de SEMARNAT y se espera que en breve se cuente con una respuesta del gobierno federal para obligar a estas termoeléctricas a que cumplan la ley y respeten los derechos de las personas que habitan en comunidades aledañas.